La temperatura y tus productos Ahal

Por Octavio Cordova

Estás en tu casa, es de noche y quizás estás a punto de dormir. El ambiente tan tranquilo y silencioso te absorbe y te arrulla hasta que de pronto escuchas un ruido. Es un ruido sin mucha fuerza pero lo logras escuchar y te incomoda, o incluso te asusta por que crees que es el espíritu de alguien. Escuchas que viene de la azotea y luego piensas que es del suelo, en realidad parece que viene de muchos lados y ahí entras con la duda de que será lo que hace ese ruido. ¿Alguna vez te ha pasado? A mi me dio curiosidad saber que era y ahora sé que muchos de esos ruidos se debe a la dilatación que ocurre en los materiales de nuestros hogares. La dilatación es el proceso de cuando uno de esos materiales se ensancha o acorta debido a la temperatura. Así, en la noche, cuando hace más frío, se escuchan esos ruidos y de misma forma se podrían escuchar en la mañana con el sol (si es que tenemos la misma tranquilidad que en la noche).

No es un secreto que la temperatura tiene un gran impacto en la vida diaria. Regula muchas cosas en el mundo natural tanto en animales, plantas e incluso bacterias. Pero pocas veces percibimos lo que hace en cosas materiales como la que describí al principio, y lo mismo ocurre con algunos productos que creamos en Ahal. Dichos productos que hacemos con tanta pasión sufren cambios después de haberlos hecho debido a la naturaleza de los ingredientes y la temperatura.

Te explico. En Ahal, nuestros productos están hechos a partir de ingredientes de alta calidad para que nutran tu piel. Para obtener ésta calidad buscamos ingredientes que sean los más puros posibles y es por esto que se producen algunos cambios en su consistencia dependiendo los factores ambientales que ocurran alrededor. Uno de los principales factores es la temperatura. Debido a la composición química de algunos ingredientes, las propiedades del producto pueden cambiar dependiendo si hace mucho frío o calor, pudiendo volverse más duro o más líquido dependiendo la situación.

Balsamo M de Ahal Biocosmética

Un ejemplo sería nuestro Bálsamo M. El bálsamo M contiene manteca de cacao, uno de sus ingredientes principales y que a su vez cambia de consistencia de manera importante con los cambios de temperatura. Así, estando en una ciudad cálida y caribeña como Playa del Carmen la consistencia es más suave pero estando en una ciudad a mayor altura y con un clima más templado y propensa a frío como la Ciudad de México la consistencia puede llegar a ser dura, sobre todo en otoño e invierno.

Esto no quiere decir que cambie el funcionamiento y calidad de los productos, solo cambian fisicamente sin perder sus propiedades. Por ello si sientes que un bálsamo está más duro de lo normal, solo frótalo considerablemente para conseguir la textura deseada. Los cambios físicos solo son eso, FÍSICOS. Así que no dudes, úsalos sin preocupación y deja que tu piel disfrute de ellos.


Deja un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados