Saponificación en frío y los beneficios de un jabón artesanal

Saponificación en frío y los beneficios de un jabón artesanal

Lo primero que te has de preguntar, ¿qué es la saponificación? Pues bueno, es un proceso por el cual se transforma un cuerpo graso en jabón y este resulta ser una de las invenciones más relevantes para la higiene personal, tanto, que simplemente lavarse las manos usando agua y jabón mata los virus y bacterias que puedan haber en tus manos en cuestión de segundos. Este proceso se convierte en una herramienta muy importante para todos y un hábito al que hay que prestar mucha atención al hacerlo y con qué tipo de ingredientes se está haciendo. Un simple acto cómo lavarse las manos puede prevenir enfermedades, pero también afectar la piel de tus manos o resecarla, y lo mismo con tu cara. Así que sí, es importante buscar un jabón que pueda tener buena acción de espuma y además te brinde humectación prolongada.

 

Los jabones AHAL están hechos a base de aceites saponificados en frío de oliva, coco, girasol y manteca de cacao, se le añaden los aceites esenciales y extractos a cada jabón dependiendo el uso específico que se le vaya a dar. Y voilà, así realizamos la saponificación en frío, llevando ingredientes naturales y generosos con la piel al laboratorio para crear jabones que relajan, humectan la piel de la cara y funcionan como sanitizantes para manos. 


¿Por qué Ahal se basa en la saponificación en frío? Los aceites vegetales naturalmente contienen ciertas propiedades de nutrición en la piel que se pierden en el proceso común utilizando calor. En este proceso, el calor tiende a desnaturalizar las vastas propiedades de los aceites vegetales. Las ventajas del jabón elaborado de manera artesanal (con proceso de saponificación en frío) son que se conservan intactas las propiedades naturales de los aceites - diríamos que nuestra especialidad es cuidarte y consentirte, por eso no queremos perder ninguna propiedad de los aceites ;) - Se requiere paciencia y cuidado, ya que el proceso de maduración (que el jabón se queda secando 2–3 semanas) hace que el jabón salga suave y espumoso. Pero no te preocupes, nuestro equipo en laboratorio tiene mucho amor a este proceso artesanal que permite tomar las bondades de la naturaleza para ponerlas, literalmente, en tus manos. 

Ahora que ya sabemos qué es la saponificación en frío, vamos a conocer los aceites vegetales, extractos naturales y aceites esenciales que utilizamos en AHAL y sus beneficios para la piel: 


Aceite Coco: Retiene la humectación en la piel, protege de infecciones microbianas, y la suaviza. Muy rico en ácidos grasos de cadena media que cuando se aplica a su piel combate naturalmente bacterias, parásitos, hongos, mohos.


Manteca de Cacao: Reduce signos de envejecimiento, la apariencia de cicatrices e inflamación en la piel. Crea una barrera entre la piel y el medio ambiente manteniendo humectada tu piel. Los antioxidantes que se encuentran en el cacao protegen también del estrés oxidativo al neutralizarlos, ya que son un factor importante del deterioro de la estructura dérmica y el envejecimiento prematuro de la piel.


Aceite Oliva: Provee acción antioxidante para combatir el daño de radicales libres en la piel, además, provee un efecto limpiador que evita que se obstruyan los poros. Rico en vitaminas E y A, el aceite de oliva para la piel puede ayudar a mejorar la apariencia de la piel. Su contenido de beta caroteno también puede ayudar a estimular el crecimiento de

nuevas células, promoviendo una apariencia más brillante y juvenil.


Aceite de Girasol: Contiene Vitamina C, que desempeña un papel vital para la producción de colágeno y proporciona una piel sana, suave y flexible. La vitamina K que se encuentra en el aceite de girasol también ayuda a la elastina de la piel a no endurecerse y, por lo tanto, es un componente importante para prevenir envejecimiento.


Carbón Activado: Además de su origen vegetal, el carbón activado funciona como un imán atrayendo toxinas e impurezas dentro de la piel como la suciedad y aceite de los poros, y a su vez, ayuda a suavizar la piel, reducir inflamación y dar un efecto lifting al tensar los poros de la piel.


Aceite Esencial de Lemongrass (Se encuentra en el jabón facial de carbón activado): Es muy útil en afecciones de la piel como acné, para desbloquear los poros y sarna.


Aceite Esencial de Naranja (Se encuentra en los jabones de Carbón Activado y Leche de Cabra): Es excelente para la prevención de infecciones ya que impide la proliferación de microbios, bacteria y favorece la desinfección de las heridas.


Aceite Esencial de Lavanda (Se encuentra en el jabón Lamentada): Sus propiedades antiinflamatorias y regenerativas ayudan a calmar la piel irritada y sensible. Por supuesto, es conocido como el mejor aceite esencial para la relajación, ya que ayuda a calmar el estrés y ansiedad, alivia los dolores de cabeza y promueve un sueño reparador. Uno de los favoritos. 


Aceite Esencial de hierbabuena (Se encuentra en el jabón Lamentada): Tiene un aroma penetrante de hierba y menta que estimula la mente y brinda un boost de energía. Ayuda a aumentar el enfoque, claridad mental, la memoria, el estado de alerta y concentración al tiempo que alivia el estrés nervioso.


Aceite Esencial de Árbol de Té (Se encuentra en el jabón Chamán): Sus propiedades antioxidantes y limpiadoras lo convierten en uno de los mejores aceites esenciales para el cuidado de la piel para ayudar a limpiar los poros, regular la producción de sebo cutáneo y mejorar la apariencia de manchas, cicatrices y manchas de la edad.


Aceite de Neem (Se encuentra en el jabón Chamán): El aceite de neem está hecho de muchos componentes. Azadirachtin es el más activo porque reduce la alimentación de insectos y actúa como repelente. También interfiere con los sistemas hormonales de los insectos, lo que dificulta que los insectos crezcan y pongan huevos. La azadiractina también puede

repeler y reducir la alimentación de nematodos. Otros componentes del aceite de neem matan insectos al dificultar su capacidad de alimentación. 


Hoja de Aloe vera (Se encuentra en el jabón Chamán): El aloe estimula el fibroblasto que produce las fibras de colágeno y elastina haciendo que la piel sea más elástica y menos arrugada. También tiene efectos cohesivos sobre las células epidérmicas de descamación superficial al unirlas, lo que suaviza la piel. Los aminoácidos también suavizan las células endurecidas de la piel y el zinc actúa como astringente para apretar los poros. Sus efectos hidratantes en tratamiento de piel seca asociada mejoran la integridad de la piel, disminuyen la aparición de arrugas y anti-acné.


Corteza de Tepezcohuite (Se encuentra en nuestro jabón Tepezcohuite): Los altos contenidos de flavonoides y taninos en el material de la corteza son responsables de los posibles efectos de curación de heridas debido a los efectos antimicrobianos, antiinflamatorios y cicatrizantes.


Aceite Esencial de Romero (Se encuentra en nuestro jabón Tepezcohuite): Tiene un aroma fuerte, fresco, herbáceo. Tiene un efecto estimulante en el cerebro, mejorando la función cognitiva al aumentar la concentración, el enfoque, la claridad y la retención de la memoria. Cuando se usa para el cuidado de la piel, el romero puede mejorar la hidratación y la elasticidad de la piel al tiempo que reduce la irritación y la producción excesiva de aceite. También ayuda a calmar los músculos cansados, fortalece los sistemas inmunes y respiratorios saludables y estimula la circulación.


Extracto de Caléndula (Se encuentra el jabón Caléndula): La caléndula se puede usar para aliviar muchos tipos de afecciones de la piel que pueden causar áreas secas, con picazón o irritadas. Alivia la piel a quienes experimenta síntomas de eczema, dermatitis y caspa. Al promover la producción de colágeno, una proteína esencial para la piel radiante, la caléndula ayuda a mantener la piel calmada e hidratada. Aunque tiene un efecto fuerte, la suavidad de la hierba a menudo convierte a la caléndula en un beneficio para el cuidado de la piel que pueden disfrutar incluso muchas de las personas con sensibilidad en la piel.


Miel de Abeja (Se encuentra en jabón Caléndula): Es particularmente adecuada para heridas y quemaduras; y también se ha incluido en tratamientos contra la pitiriasis, la tiña, la seborrea, la caspa, la dermatitis del pañal, la psoriasis y las hemorroides. Ejerce efectos emolientes, humectantes, calmantes y acondicionadores del cabello, mantiene la piel juvenil y retarda la formación de arrugas, regula el pH y previene las infecciones por patógenos.


Aceite Esencial de Ylang Ylang (Se encuentra en jabón Leche de Cabra): Es emocionalmente estimulante, promueve sentimientos de alegría mientras reduce el estrés, ansiedad y tensión. Tiende a regular la producción de sebo, ayudando con la piel irritada y grasa.


Ahora ya lo sabes, en AHAL aprovechamos de manera inteligente cada propiedad de lo bueno que nos da la naturaleza, ya que formuladas de la manera correcta tienen el poder de mantener una piel humectada, limpia, y lo mejor: hasta mejorar tu estado de ánimo.


Hoy aprendiste algo nuevo - si no es que ya eres una profesional de los jabones y la botánica- y ahora puedes elegir de manera consciente tu próximo jabón😉

Texto por: Violeta Torres

Edición por: Vianey Gutiérrez


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados