Filtros UV y sus daños colaterales

Filtros UV y sus daños colaterales

Por: Octavio Cordova

Viviendo en una ciudad playera pasar un buen momento resulta fácil. Solo hace falta ir a sentarse en la playa, tomar una cerveza, disfrutar del horizonte azul y nadar un rato en el mar. Pero gran detalle, el sol pega y mucho. En estos tiempos de cambio climático el sol golpea fuerte con sus rayos y es mejor cuidarse de ellos. Procurar estar en sombra, usar lentes oscuros, estar siempre bien hidratado y claro, usar un buen protector solar… perdón bloqueador… espera, ¿hay alguna diferencia? Usualmente usamos ambos términos indistintamente, y sí hay diferencia. Para saber por qué son diferentes debemos de hablar primero de por qué los usamos.

El causante de que usemos estos productos son los rayos del sol que también son conocidos como #rayosUV (rayos ultra violeta), y se les conoce así debido a la longitud de onda en que se presentan. Dentro de los rayos UV encontramos dos que son los que tienen mayor impacto en nosotros. Los rayos UVA, los cuales son asociados al envejecimiento de piel y los rayos UVB que son los que nos queman. Antes se creía que solo los rayos UVB eran cancerígenos, pero actualmente se sabe que ambos pueden serlo. A pesar de que no suena bien, tampoco debemos de asustarnos y odiar los rayos del sol. De hecho recibimos grandes beneficios de él, ya que favorece la formación y metabolismo de la vitamina D y por consiguiente la absorción del calcio, posee efectos antirreumáticos y antidepresivos, estimula la producción de hormonas sexuales e incluso son vasodilatadores estimulando así la circulación de la sangre.

El problema radica cuando los rayos del sol nos pega en exceso y deriva a consecuencias graves como el cáncer de piel. Es así que para poder sentirnos tranquilos bajo el sol, el uso de productos con filtros UV es de gran ayuda. Existen dos tipos de cosméticos importantes que usan filtros UV para protegernos de estos rayos; los protectores y los bloqueadores solares. ¿Cuál es la diferencia? Los primeros son protectores químicos y los segundos protectores físicos. Así, los protectores solares absorben los rayos UV (sobre todo los rayos UVB) y los bloqueadores los repelen (tanto rayos UVA y UVB).

Debido a su naturaleza química, los protectores varían en su efectividad y se miden con un factor de protector solar (FPS). Los dermatólogos recomiendan usar protectores con un FPS de 15 hacia arriba y que sean de amplio espectro, ya que no todos los protectores protegen los dos tipos de rayos UV. En cambio, los bloqueadores repelen los distintos rayos UV y según la Fundación Americana de Melanoma (AMF por sus siglas en inglés) la protección de los bloqueadores es potencialmente alta y no puede ser cuantificada de misma forma como el FPS de los protectores. A pesar de ser buena protección para la piel, los bloqueadores pueden no ser agradables estéticamente para muchas personas ya que dejan una ligera capa de color blanco. Por su parte los protectores se absorben en la piel y queda de manera transparente.

Sabemos ya la diferencia, pero ¿qué tanto sabemos de sus efectos colaterales? Si, leyeron bien, dejan efectos colaterales debido a los químicos usados en sus fórmulas. Los químicos usados son filtros UV de distinta naturaleza química y para la producción de protectores solares podemos encontrar benzofenonas, salicilatos y cinamatos. No entremos en detalles de que son químicamente, lo importante es saber que estos son los filtros usados para absorber los rayos UV, y es lo que nos estamos untando en nuestra piel pensando que nos darán un beneficio (lo cual es verdad) pero también pueden ser contraproducentes y no solo para el ser humano. En ecosistemas marinos, los diferentes tipos de filtros UV llegan a ser tóxicos para distintos organismos como peces, algas y corales. Estos últimos son muy importantes, ya que ellos son los cimientos de los arrecifes de coral, los cuales son ecosistemas marinos con una gran biodiversidad marina en ella; de hecho, un estudio reciente ha demostrado que la presencia de protector solar en los arrecifes pueden blanquear al coral en aproximadamente 90 minutos. Para el ser humano las consecuencias pueden ser el generar alergias como la dermatitis, producir endometriosis y además son disruptores endocrinos. También, existen protectores que utilizan PABA (ácido paraaminobenzoico) que a la larga pueden provocar intoxicaciones en personas que son alérgicas a este compuesto o en personas que hacen uso excesivo de productos que lo contienen.

Entonces ¿qué hago? Una medida sencilla es optar por productos biodegradables que ya existen en la actualidad. También, puedes procurar evitar productos que contengan algunos de los siguientes químicos en su etiqueta:

  • Benzofenona
  • Homosalato
  • Octil metoxicinamato
  • Octil salicilato
  • Octinoxato
  • Oxibenzona
  • Butil metoxidibenzoilmetano

Ahora ya sabes cómo elegir el producto que más te convenga, además de saber que puede ser nocivo tanto para ti como para el medio ambiente. No olvides complementar el cuidado de tu piel con antioxidantes. Nada más que hacer una buena elección de tu protector/bloqueador y disfrutar del sol. Puedes encontrar la alternativa AHAL aquí.

Referencias

http://www.news-medical.net/news/2007/08/07/28543.aspx

http://www.skincancer.org/prevention/uva-and-uvb

http://www.melanomafoundation.org/prevention/facts.htm

https://www.verywell.com/biodegradable-sunscreen-who-needs-it-514395

http://oncosec.com/sunscreen-vs-sunblock-whats-the-difference/

http://time.com/4080985/sunscreen-coral-reefs/


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados