3x2 en Lipgloss 🌼 ¡Elige tus tonos favoritos!

Carrito de compras

Tu carrito esta vacío :c

Continuar comprando

¿Cuál es el conflicto con el aceite de Palma?

Por: Violeta Torres

Empiezo con un tema algo delicado: Aceite de Palma.

¿Por qué tanto alboroto específicamente en contra del aceite de palma? Seguro más de alguno vio las fotos que se volvieron virales de los orangutanes ensangrentados y el famoso post diciendo que ya no compremos Nutella.

Primero, lo que causa conflicto no es que el aceite de palma sea malo para la salud, es más, el aceite de palma puro es increíblemente rico en fitonutrientes (químicos naturales provenientes de las plantas que ayudan a prevenir enfermedades y a que tu cuerpo funcione correctamente), específicamente en beta-caroteno (beta -caroteno se convierte en vitamina A en tu cuerpo, que es un nutriente esencial que tiene actividad antioxidante, que ayuda a proteger las células del daño).

Ahora, es muy raro encontrar aceite de palma puro y lo podrían reconocer instantáneamente porque es rojo, ¿qué pasa? Las industrias conocen que la gente esta acostumbrada a que su aceite sea amarillo, transparente y sin olor, entonces, generalmente lo refinan para quitarle el color rojo (por ende se van la mayoría de los fitonutrientes, bye bye) y para quitarle olores extraños y particulas extrañas; aparte de eso, lo pasan por procesos que parcialmente hidrogena al aceite (o totalmente lo hidrogenan), es decir, la adición de hidrógeno al aceite lo transforma en grasa sólida, dando ese acabado similar a la mantequilla por una fracción del costo, usualmente dando vida a esas grasas trans.

Cabe destacar que la FDA en el 2013 reconoció que ya no era seguro el consumo de grasas hidrogenadas porque generan esas temidas grasas trans que desatan una lista interminable de problemas a la salud y en junio del año pasado pusieron un deadline: todas las industrias alimenticias tienen hasta el 2018 para eliminar el uso de grasas parcialmente o totalmente hidrogenadas. Ojo, eso va para todos los aceites vegetales, que esos también se pueden hidrogenar, así que no es sólo por el de palma; y ese tampoco es el problema.

El problema nace cuando la demanda por proveer el aceite de palma a las grandes industrias alimenticias (los reyes de los “snacks” y las cochinadas deliciosas que venden en las tienditas) sobrepasó la capacidad natural. Indonesia y Malasia son los principales productores de aceite de palma (por ende fueron sus selvas tropicales las que terminaron más afectadas), partes de Africa y de América Latina son secundarios en la producción, pero también muy activos.

Punto clave: Selvas tropicales. ¿Qué pasó? Los titanes de la industria del “snack” en su desesperación por cumplir con la demanda mundial optaron por la opción estilo “YOLO” en cuanto a sacar la producción del aceite de palma. Ósea, que no les importó talar hectárea tras hectárea, no les importó el tipo de flora y fauna que vivía ahí, mucho menos las comunidades rurales y sus tierras. De hecho, existen varias iniciativas que identificaron a las 20 compañías de la industria del snack (las llaman SnackFood 20, búsquenle) que causan el mayor conflicto y las demandaron por violación de derechos humanos (al parecer, existen casos de esclavitud moderna y trabajo infantil) y de ser la principal causa de la destrucción de las selvas tropicales (además que contribuyen a la extinción de toda la vida salvaje, no sólo los orangutanes).

Entonces, es un conflicto socio-político-ambiental en cadena. Entre que el gobierno que permite que se les quite tierra a los locales para los grandes productores, entre que no se sabe si el labor se les paga bien, entre que no se sabe cuanto se tala al día, entre que cada día se mueren más especies en peligro de extinción. Ahí, el conflicto.

Luego nació RSPO, que actúa como mediador en todo este enrollo. El trabajo de RSPO (que por sus siglas en inglés es La Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible) es desarrollar e implementar estándares mundiales para todo el proceso de obtención y venta del aceite de palma; esta compuesto por 7 sectores de la industria (ojo también, que es importante quienes están detrás, no es un grupito de gente que sólo quiere salvar a la selva, es gente importante en el medio):

  1. Los productores
  2. Los procesadores o comerciantes
  3. Los fabricantes de bienes de consumo
  4. Minoristas
  5. Bancos e inversores
  6. Organizaciones no gubernamentales de conservación del medio ambiente o de la naturaleza
  7. Organizaciones no gubernamentales sociales o de desarrollo

Todos estos dentro de RSPO, en conjunto con otras organizaciones comoForest Peoples Programme, RAN, etc., ayudan a documentar los abusos, promover el diálogo con las compañías de aceite de palma con el fin de asegurar las tierras comunitarias, la resolución de los conflictos existentes y prevenir nuevos abusos, en línea con las leyes internacionales y las normas acordadas.

Muchas industrias están haciendo consciencia y están certificándose con RSPO para asegurar que sus productos con aceite de palma son sustentables. Quieres saber en específico quién tiene la certificación y quién no? Los puedes buscar aquí: http://www.rspo.org/certification/supply-chain-certificate-holders

Entonces: Eviten productos con grasas vegetales hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas (no estrictamente son de aceite de palma, tranquilos) para que no se les vayan a tapar las arterias y vean que sus etiquetas tengan el logo de RSPO y con eso la hacen para saber que al menos ese producto y esa empresa está siendo responsable consumidor sustentable de aceite de palma.

0 comentarios

Deja tu comentario

español latinoamericano